Músculos agonistas y antagonistas: Qué son y ejemplos

Sabemos que el cuerpo humano es una máquina perfecta, compuesta de miles de sistemas, procesos, segmentos esenciales y más. Nada está hecho al azar, cada uno de los componentes tiene una función específica y lógica. Así pues, para realizar acciones que involucren el movimiento es imperativa la colaboración entre músculos y justo eso explicaremos en este artículo. Si te quedas, sabrás qué son músculos agonistas y antagonistas, así como ejemplos y más información relevante. 

Agonista: significado

Antes de precisar qué es musculatura agonista, es importante aclarar la definición de agonismo. Primeramente, hay que ubicar la etimología de la palabra, la cual proviene del griego “agonistes”, en español significa “luchador” o “combatiente”. En efecto, la palabra agonista se utiliza para referirse a un individuo, sustancia o estructura que ejerce una acción de contendiente principal

Antagonista: significado

Antagonista es una palabra de fuente griega, proveniente de “antagonismós”. Si se estudia por partes, se consiguen distintos significados como: “anti” que traduce “contrario”, “ago” que es “lucha” e “ismo” que en español es “doctrina”. En pocas palabras, su utilización aplica para describir una incompatibilidad, bloqueo o defensa frente a un “protagonista” o personaje principal

¿Qué son músculos agonistas y antagonistas?

Los músculos agonistas son los que concretan un movimiento mediante la activación y contracción. La contracción de la que estamos hablando puede ser heterométrica e isométrica. De esta manera, la contracción heterométrica es aquella en la que la tensión del músculo varía, ocurre una reducción y elongación de las fibras. Contracciones concéntricas y excéntricas, respectivamente. Por su parte, la contracción isométrica corresponde a aquella que genera tensión sin llegar a expandirse o disminuirse. Por esa razón, se dice que los tejidos agonistas son los protagonistas o principales responsables del movimiento. 

Al entender cómo funcionan los músculos agonistas será más sencillo internalizar el desempeño de sus opuestos. Ahora bien, los músculos antagonistas son los que actúan de forma contraria a los agonistas, ejerciendo una co-contracción para propiciar un soporte al movimiento. Estos músculos, a pesar de ejercer una mínima presión, deben estar relajados y ceder ante el resto de músculos para poder hacer el movimiento. Incluso, cuando la acción es enérgica, los antagonistas se aseguran de que las articulaciones permanezcan bien.   

Importancia 

Los músculos agonistas y antagonistas del cuerpo humano tienen una relevancia mayúscula, pues son necesarios para ejecutar las actividades cotidianas. Mientras que los músculos agonistas realizan la mayor parte del esfuerzo para lograr el movimiento, los músculos antagonistas son el complemento. Por ende, para que el ser humano pueda movilizar los distintos grupos musculares tiene que existir una interacción simultánea entre los músculos. Si hay un desajuste o desequilibrio, el movimiento se verá limitado, se pierde la fluidez y el soporte a nivel articular. 

Músculos agonistas y antagonistas: ejemplos

Hay diversos ejemplos de ejercicios que te harán ver cuáles son los músculos agonistas y antagonistas, te dejamos algunos que seguramente conoces.

  • Curl de pie con barra. Este ejercicio consiste en tomar una barra, flexionar un poco los codos y levantar el instrumento hasta los hombros. En esta ocasión, el músculo agonista es el bíceps, el cual tensa las fibras y se contrapone al tríceps que es el músculo antagonista. El braquial anterior es otro de los músculos que influye como apoyo del agonista. 
  • Sentadillas. El entrenamiento se basa en alinear pies con hombros, bajar el tronco hasta doblar las rodillas (90º) y dejar la espalda recta. Los cuádriceps son los músculos agonistas, ya que realizan contracciones excéntricas y concéntricas. En cambio, los isquiotibiales son los músculos antagonistas al ser responsables de impedir el desplazamiento de rodillas. 
  • Otros ejemplos surgen en las elevaciones laterales de brazos, en donde se identifican a los deltoides (agonistas) y el dorsal ancho (antagonista). También, el encogimiento con mancuernas, acción en la que se trabaja el trapecio (agonista), mientras que el dorsal ancho (antagonista) solo es un soporte. 

El aprendizaje de hoy con los músculos agonistas y antagonistas te deja saber la importancia de la sinergia muscular. ¡A entrenar!